jueves, 23 de febrero de 2017

Video: MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2017

Resultado de imagen para imagenes de cuaresma 2017
Resultado de imagen para imagenes de miercoles de ceniza
Haz click sobre las imágenes
Resultado de imagen para imagenes de miercoles de ceniza

Miércoles de Ceniza: Comienzo de Cuaresma -

Resultado de imagen para imagenes de miercoles de ceniza
Haz click sobre la imágen
Imagen relacionada
Miércoles de Ceniza imagen 4
Haz click sobre la imágen

Vídeos Reflexión: 8º Domingo de Tiempo Ordinario - Ciclo A - "Poner la confianza en Dios y no en el dinero" - (Monjas de Sant Benet - Youtube - Ed. Verbo Divino) -

Resultado de imagen para imagenes de San Mateo 6,24-34
Haz click sobre la imágen




Evangelio según San Mateo 6,24-34 - "Poner la confianza en Dios y no en el dinero" -

8º Domingo
de Tiempo Ordinario - Ciclo A -
"Poner la confianza en Dios y no en el dinero"
26/02/17
Mt 6,24-34
Resultado de imagen para imagenes de San Mateo 6,24-34
Haz click sobre la imagen para leer el Evangelio
Reflexión
EL AFÁN DE CADA DÍA 
“Sión decía: Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado. ¿Es que puede una madre olvidarse del hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré” (Is 49, 14-15). Es sorprendente este breve texto que se proclama en la primera lectura de la celebración eucarística de este domingo. 
También hoy son muchas las personas que, ante la experiencia de una desgracia o de un fracaso, se lamentan diciendo que Dios las ha olvidado. En realidad suele ocurrir lo contrario. Somos nosotros los que nos olvidamos de Dios. 
Pero Dios se presenta ante sus hijos cargado de una ternura que supera en mucho la de las madres. Según el oráculo celestial, Dios no puede olvidarse de sus hijos. 
Por eso el salmo 61 repite un estribillo que nos invita a la confianza: “Descansa solo en Dios, alma mía”. En realidad, esa es la idea central de esta celebración dominical. 

LA BÚSQUEDA DEL REINO
Así pues, Dios no nos abandona. Dejaría de ser Dios. Dejaría de ser nuestro Padre. En el evangelio de este domingo (Mt 6,24-34), esa es la palabra clave: “Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso”. Para vivir y para vivir en sociedad tenemos necesidad de la comida, la bebida y el vestido. Pero Jesús nos ofrece dos reglas de conducta:
• “Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura”. Este es el precepto positivo. Nuestra búsqueda nos define. Nos convertimos en aquello que buscamos. Así que no conviene perderse en buscar tesoros falsos. El verdadero tesoro es el reino de Dios. Es reconocer a Dios como Señor de nuestra vida. 
• “No os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio”. Este es el precepto negativo. Para buscar el reino de Dios, hay que vivir consciente y activamente en el presente. El mañana puede ser duro, muy duro y muy difícil, pero antes de afrontarlo es preciso florecer en el presente. En el mañana piensa Dios.

LA DESGRACIA Y LA GRACIA
Es muy conocido el inicio del Decálogo de la serenidad, del Papa Juan XXIII. “Solo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida toda de una vez”. Muchos programas de recuperación de la persona lo han imitado. En realidad, la idea se remonta a las palabras de Jesús.
• “A cada día le basta su desgracia”. La mayor parte de nuestros sufrimientos provienen de imaginar y temer los que pueden venir sobre nosotros en el futuro. Nuestra inseguridad es la que realmente nos atemoriza y nos paraliza.
• “A cada día le basta su desgracia”. La mayor parte de nuestras alegrías aumentaría si supiéramos vivir el presente con serenidad y gratitud. Es cierto que la felicidad no coincide con la satisfacción, pero cada día nos ofrece muchos motivos que nos satisfacen.
• “A cada día le basta su desgracia”. La mayor parte de nuestras preocupaciones nace de no saber aceptar la providencia de Dios. Dios vela por los pájaros y por la hierba del campo. Y vela más aún por nosotros, sus hijos. Cada día tiene su afán. Y su encanto.
- Señor Jesús, tú nos has revelado que Dios es nuestro Padre providente. En sus manos estamos. Él vela por nosotros. Aceptarlo como Señor es la fuente de la serenidad y de la paz, de la felicidad y de la esperanza. Que nuestra fe signifique confianza. 

José-Román Flecha Andrés
Resultado de imagen para imagenes de San Mateo 6,24-34

jueves, 16 de febrero de 2017

Vídeos Reflexión: 7º Domingo de Tiempo Ordinario - Ciclo A - "Amar a los enemigos" - (Monjas de Sant Benet - Youtube - Ed. Verbo Divino) -

Resultado de imagen para imagenes de Mt 5,38-48
Haz click sobre la imágen






Evangelio según San Mateo 5,38-48 - "Amar a los enemigos" -

7º Domingo
de Tiempo Ordinario - Ciclo A -
"Amar a los enemigos" 
19/2/17
Mt 5,38-48
Resultado de imagen para imagenes de Mt 5,38-48
Haz click sobre la imágen para leer el Evangelio
Reflexión
PERFECTOS COMO EL PADRE
“No odiarás de corazón a tu hermano…No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Estas normas forman parte de una amplia lista de prescripciones morales y cultuales. El libro del Levítico les otorga la máxima autoridad al presentarlas como un mensaje de Dios a Moisés (Lev 19,17-18).
Así pues, el texto contiene dos prohibiciones y una exhortación. Ya son importantes esas limitaciones al odio y a la venganza. Con ellas podrían funcionar bastante bien una familia y una aldea, una ciudad y un país. ¿Y por qué no la comunidad internacional? 
Pero el mensaje divino va más allá. Dios pide a los miembros de su pueblo que amen a los demás como a sí mismos. Eso significa que hay que aprender a amarse a sí mismo. Y hay que ver al otro como una proyección de uno mismo. No es facil. Pero habrá que tratar de ensayar ambas propuestas. 
El salmo 102 sugiere un buen motivo para actuar de esa forma. El Señor es compasivo y misericordioso. Y eso basta. Tratar de imitar el modo de ser de Dios no debería sonar como un peso o una carga, sino como el más grande de los honores.

DEL ODIO AL AMOR
El evangelio que hoy se proclama forma parte del Sermón de la Montaña (Mt 5, 38-48). Poco antes, Jesús nos revela el sentido positivo de tres preceptos aparentemente negativos: No matar, no adulterar y no jurar. Hoy se añaden otros dos preceptos. 
• “Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo diente por diente”. Esa famosa norma del talión no era un permiso para la venganza. Era una restricción de la venganza salvaje que reivindicaba Lamec, descendiente de Caín. Pero Jesús aconseja romper la espiral de violencia y ser generoso en el servicio a los demás.
• “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo”. El amor estaba ya prescrito en el libro del Levítico. Aborrecer al enemigo era la regla y el estilo de algunas comunidades tan fanáticas como radicales. Pero Jesús aconseja terminar con los enemigos por el sencillo expediente de amarlos. 

NI PECADORES NI PAGANOS
¿Qué razones pueden movernos a pasar de la indiferencia a la cercanía y del odio al amor? No podemos darnos por satisfechos con un premio terreno por nuestro buen comportamiento. Jesús enuncia dos motivos importantes. 
• Es preciso superar los criterios y las actitudes de los paganos, y los pecadores. Estos aman a los que comparten su suerte y sus ideales. Pero el seguidor de Jesús ha de tratar de superar ese nivel de comportamiento. Ha de amar aun a los enemigos.
• Es preciso ir más allá de lo socialmente admitido, de lo políticamente correcto. Hay que aprender a remar contra corriente. Y eso no para esperar un premio terreno. Sino porque así es como se comporta Dios. ¿Hay algún motivo más alto? 
- Señor Jesús, para exhortarnos amar a nuestro prójimo, aunque nos haya hecho mal, tú pones ante nuestros ojos la imagen del Padre celestial. Él hace salir su sol sobre buenos y malos y manda la lluvia sobre justos e injustos. Que tu Espíritu nos ayude a imitar la bondad y el amor del Padre. 
José-Román Flecha Andrés
Resultado de imagen para imagenes de Mt 5,38-48