miércoles, 18 de octubre de 2017

Videos Reflexión Canción: 29º Domingo de Tiempo Ordinario Ciclo A - "Sobre el tributo al César" - (Youtube - Ed. Verbo Divino) -

Resultado de imagen para imagenes de Mt 22,15-21
Haz click sobre la imágen
Resultado de imagen para imagenes de Mt 22,15-21

Evangelio según San Mateo 22,15-21 - "Sobre el tributo al César"

29º Domingo
de Tiempo Ordinario - Ciclo A
"Sobre el tributo al César"
22/10/17
Mt 22,15-21
Resultado de imagen para imagenes de Mt 22,15-21
Haz click sobre la imágen para leer el Evangelio
Reflexión
"LOS POBRES SON DE DIOS
A espaldas de Jesús, los fariseos llegan a un acuerdo para prepararle una trampa decisiva. No vienen ellos mismos a encontrarse con él. Les envían a unos discípulos acompañados por unos partidarios de Herodes Antipas. Tal vez, no faltan entre estos algunos poderosos recaudadores de los tributos para Roma.
La trampa está bien pensada: “¿Es lícito pagar impuestos al César o no?”. Si responde negativamente, le podrán acusar de rebelión contra Roma. Si legitima el pago de tributos, quedará desprestigiado ante aquellos pobres campesinos que viven oprimidos por los impuestos, y a los que él ama y defiende con todas sus fuerzas.
La respuesta de Jesús ha sido resumida de manera lapidaria a lo largo de los siglos en estos términos: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Pocas palabras de Jesús habrán sido citadas tanto como éstas. Y ninguna, tal vez, más distorsionada y manipulada desde intereses muy ajenos al Profeta, defensor de los pobres.
Jesús no está pensando en Dios y en el César de Roma como dos poderes que pueden exigir cada uno de ellos, en su propio campo, sus derechos a sus súbditos. Como todo judío fiel, Jesús sabe que a Dios “le pertenece la tierra y todo lo que contiene, el orbe y todos sus habitantes” (salmo 24). ¿Qué puede ser del César que no sea de Dios? Acaso los súbditos del emperador, ¿no son hijos e hijas de Dios?
Jesús no se detiene en las diferentes posiciones que enfrentan en aquella sociedad a herodianos, saduceos o fariseos sobre los tributos a Roma y su significado: si llevan “la moneda del impuesto” en sus bolsas, que cumplan sus obligaciones. Pero él no vive al servicio del Imperio de Roma, sino abriendo caminos al reino de Dios y su justicia.
Por eso, les recuerda algo que nadie le ha preguntado: “Dad a Dios lo que es de Dios”. 
Es decir, no deis a ningún César lo que solo es de Dios: la vida de sus hijos e hijas. Como ha repetido tantas veces a sus seguidores, los pobres son de Dios, los pequeños son sus predilectos, el reino de Dios les pertenece. Nadie ha de abusar de ellos.
No se ha de sacrificar la vida, la dignidad o la felicidad de las personas a ningún poder. Y, sin duda, ningún poder sacrifica hoy más vidas y causa más sufrimiento, hambre y destrucción que esa “dictadura de una economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano” que, según el papa Francisco, han logrado imponer los poderosos de la Tierra. No podemos permanecer pasivos e indiferentes acallando la voz de nuestra conciencia en la práctica religiosa."
José Antonio Pagola
Imagen relacionada

miércoles, 11 de octubre de 2017

Video: Intenciones del Papa Francisco - "Por el Derechos de los trabajadores y desempleados" - (YouTube) -

Resultado de imagen para imagenes de las intenciones del papa Derechos de los trabajadores y desempleados.
Debemos recordar siempre la dignidad
y los derechos de los trabajadores,
denunciar las situaciones en las que
se violan estos derechos, y ayudar
a que contribuya a un auténtico 
progreso del hombre y de la sociedad.
Papa Francisco - Octubre 2017


INTENCIONES DEL PAPA
POR LOS DESAFÍOS DE LA HUMANIDAD
OCTUBRE 2017
Universal: Derechos de los trabajadores y desempleados.
Pidamos hermanos por el mundo del trabajo, 
para que a todos les sean asegurados el respeto y
la protección de sus derechos y se dé a los desempleados
la oportunidad de contribuir a la construcción del bien común.

Oración
Dios de bondad,
al crear el mundo, confiaste al hombre el cuidado de la creación.
Por el trabajo de sus manos,
el hombre garantiza su subsistencia.
Pero tantas personas viven hoy privadas de sus derechos,
en condiciones precarias de empleo,
que causan grandes preocupaciones
en relación con su futuro y sus familias.
Mirando a tantas personas que no tienen trabajo
y viven diariamente el drama de ver frustrados sus proyectos de vida.
Te pedimos, Señor,
que acompañes con tu gracia a todos los que viven estas dificultades
y que toquen los corazones de quienes deciden las políticas de empleo,
para que se procure condiciones dignas de trabajo y sustento,
para bien de la sociedad.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria…

Desafíos para el mes
  • Rezar por quien está desempleado, para que no pierda la esperanza, ni desista de buscar alternativas.
  • Acercarse a algún pariente o conocido que esté desempleado y ofrecerse para ayudar en lo que sea posible.
  • Estar atento a las oportunidades de empleo que surjan y divulgarlas para darlas a conocer a quien lo necesita.
https://clicktopray.org/es/pope_prayers

Videos Reflexión: 28º Domingo de Tiempo Ordinario Ciclo A - "Parábola del Banquete Nupcial" - (Youtube - Ed. Verbo Divino) -

Resultado de imagen para imagenes Mt 22, 1-14
Haz click sobre la imágen


Resultado de imagen para imagenes Mt 22, 1-14

Evangelio según San Mateo 22,1-14 - "Parábola del Banquete Nupcial" -

28º Domingo
de Tiempo Ordinario - Ciclo A
"Parábola del Banquete Nupcial"
15/10/17
Mt 22,1-14
Imagen relacionada
Haz click sobre la imágen para leer el Evangelio
Reflexión 
INVITADOS A LA FIESTA
“Aquel día preparará el Señor del universo para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos” (Is 25,6). En este poema el profeta Isaías ve a Jerusalén como el santuario al que se dirige la peregrinación de todos los pueblos.
Para todos los que llegan cansados del camino, hambrientos y exhaustos, Dios tiene preparado un espléndido banquete. Y no solo eso. El Señor liberará a los pueblos de su ignorancia y de sus dolores. Es más: los liberará del último mal que es la muerte. Dios invita a todos al festín de la vida y de la alegría. 
A esa promesa, que se hace actual en la eucaristía, respondemos con el salmo 22: “Tú bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término”. Como escribía san Pablo a los fieles de Filipos, también nosotros podemos decir: “Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp 4,13).

UNA DOBLE INVITACIÓN
La comparación de la era mesiánica con un banquete, utilizada ya por el poema del profeta Isaías y también por el evangelio de Mateo (Mt 8, 11-12), reaparece en el evangelio que se proclama en este domingo. Un rey celebra la boda de su hijo y envía mensajeros a dos grupos de invitados.
• “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda”. El banquete mesiánico ha sido preparado directamente para los hijos del pueblo de Israel. Dios les ha mostrado continuamente su predilección. No los llama a sufrir como esclavos, sino a participar de la alegría de un banquete de bodas.
• “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”. El texto indica que los hijos de Israel han puesto sus excusas para no aceptar la invitación. Y el Rey convida a los de fuera, es decir a los paganos. El banquete se abre a todos los pueblos.

EL VESTIDO DE BODA
La parábola señala que la sala se llenó de comensales. Pero el rey repara en uno que no ha llegado con traje de fiesta. Y lo interpela con seriedad:
• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda? Los cristianos venidos del mundo pagano podían sentirse felices de haber heredado los bienes preparados para Israel. Pero no debían continuar con los hábitos de su anterior paganismo.
• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda? El Señor nos invita a todos a participar del banquete de la gracia y de los sacramentos. Pero no debemos vivir esa vida nueva con las actitudes del hombre viejo.
• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda? Según el papa Francisco, la invitación al banquete es gratuita, generosa y universal. Solo exige una condición: “vestir el traje de bodas, es decir, testimoniar la caridad hacia Dios y el prójimo”.
- Padre nuestro, tú sabes que con frecuencia nos hemos sentido desorientados ante las encrucijadas de este mundo. Te damos gracias por habernos invitado a la fiesta de tu Hijo. Ayúdanos a vivirla con responsabilidad y con fidelidad. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. 
José-Román Flecha Andrés
Imagen relacionada